Una vuelta sellada por la lógica y por la pasividad


            Una vuelta sellada por la lógica y por la pasividad
En Europa la pelota rueda mientras que en Argentina la AFA muestra una preocupante pasividad y cero ánimo de poner manos a la obra. Un Lionel Messi peinado onda colegial de antaño amontona rivales hasta que su mira divisa el recorrido por el cual, esta vez impulsada de derecha, la pelota volará para decorar, antes de que suene el timbre, el 4-0 del Barcelona al Mallorca de visitante.