las suspensiones en el sector automotor y metalúrgico de Córdoba no ceden. Involucran a 5.300 trabajadores, que deben paralizar sus actividades en forma alternada.

Ayer la interrupción de actividades alcanzó a 750 trabajadores de los 1.850 que la fábrica Volkswagen tiene en la zona sur de la ciudad de Córdoba, y esa medida volverá a repetirse el lunes próximo. Pasado mañana, Fiat también suspenderá a 2.200 empleados de la planta de montaje, y la fábrica de camiones Iveco, a sus 600 operarios. En total, el lunes próximo las suspensiones en las terminales automotrices radicadas en Córdoba sumarán 3.550 operarios.

En el sector sindical no son optimistas y por ahora tanto el gremio mecánico (Smata) como la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) están focalizados en evitar que haya despidos.

La crisis que afecta cada vez más al sector automotor y metalúrgico está directamente vinculada con la caída de las ventas de autos que arrancó tras la devaluación en enero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.