El esposo la portera de escuela Alejandra Esnaola, quien desapareció el 16 de julio pasado en la localidad bonaerense de Pehuen Có, declaró ante la Justicia que su mujer "estaba deprimida" y "tomaba medicación", informaron hoy fuentes judiciales.
El marido de Esnaola declaró como testigo ante los integrantes de la fiscalía a cargo de Leila Scarvarda, a quienes les aseguró que no cree que su esposa haya tenido una relación sentimental paralela.
"No, no era de esas personas. Andrea hace tiempo que andaba media deprimida, tomaba medicación recetada y las recetas se las hacían en la sala médica de Pehuen Có", añadió Martínez Ipucha en su declaración, a la que Télam tuvo acceso.
Sobre la posibilidad de que la mujer se haya suicidado, el testigo expresó: "Espero que no, pero no sé, estaba deprimida. No se qué paso, ella estaba mal, estaba mal con alguien, después me enteré que había discutido con alguien, creo que en la escuela.
"La relación de pareja con Andrea es normal, normalmente a la mañana voy a pescar y Andrea todos los días al mediodía va a trabajar. Cuando yo no voy a pescar la llevo yo a la escuela", agregó el hombre al ser consultado sobre su pareja.
Según la declaración, Martínez Ipucha dijo que el 16 de julio pasado -cuando Esnaola desapareció- la llevó a la escuela al mediodía y después la fue a buscar, aunque ya no la encontró, por lo que tras una búsqueda sin resultados realizó la denuncia policial.
Finalmente, el hombre fue consultado sobre las circunstancias en las que recibió un balazo en la cabeza poco después de la desaparición de su mujer, a lo que respondió que no recuerda bien qué le sucedió.
"No sé que me pasó, yo tenía un arma para espantar a los lobos marinos, pero si agarre ese día el revólver no recuerdo. Si lo agarré lo hice para pegarme un tiro, no sé que me pasó, se ve que estaba enloquecido por no encontrar a Andrea, me parece que estaba muy mal y me quise pegar un tiro", afirmó.
Tras la declaración de Martínez Ipucha, los pesquisas reforzaron algunas de sus hipótesis, la más firme que la mujer se internó en el mar para matarse y que su esposo se efectuó el disparo debido a que estaba angustiado porque no aparecía.
Los investigadores descartan que la portera haya sido secuestrada. "Está descartado el tema de un secuestro, como así también que se trate de un caso de trata de personas o que la mujer se haya ido con un amante", agregaron las fuentes.
En el marco de la investigación se llevaron a cabo distintas pericias en la casa del matrimonio y en el auto, sin resultados, al tiempo que se esperan las conclusiones de los análisis realizados sobre el teléfono de la mujer, que dejó en la escuela cuando desapareció, y de las computadoras de la pareja.Read more

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.