Este viernes, pasada las 17, Cristina Fernández de Kirchner lanzó la campaña a senadora por Unidad Ciudadana. Fue en un teatro de Mar del Plata y, a diferencia de otras ocasiones, en el interior ocuparon sus asientos “ciudadanos comunes”, es decir desde remiseros, talleristas y mecánicos hasta médicos e ingenieros, entre otros.

Algunos de estos fueron convocados por la ex presidenta para que subieran al escenario para contar su experiencia desde hace 18 meses. En la primera parte de la presentación, el reclamo de la situación actual no vino de boca de Cristina sino de los ciudadanos que contaron sus experiencias. En este caso, ella sólo actuó de intermediaria para que la gente “escuchara lo que pasa” en el país.

“Necesitamos que escuchen lo que está pasando pero además de escuchar le digan a los ciudadanos que hay esperanza. Cuando uno se encuentra con alguien que dice que todo se cayó, tiene que decirle que hay esperanza y es un voto. El voto de todos los ciudadanos argentinos. A ellos les pido la actitud de salir a la calle, ayudar a la gente, acompañarme y ayudarme”, expresó Cristina Fernández sobre el escenario.
Luego la ex mandataria quiso “compartir dos cosas” con los argentinos. La primera fue la esperanza y la segunda es la “convicción”. “La convicción es la del voto, el instrumento más defensivo que nos puede dar la democracia. No hay mejor defensa que el ejercicio del voto ciudadano, de cada uno de ustedes. Ese voto que va a servir para parar esto, tanto dolor y sufrimiento. Un voto que todos sabemos que debe ser en defensa propia”, agregó.

Entre los presentes estuvieron Taiana y Sabatella, además de varias Abuelas de Plaza de Mayo que acompañaron con aplausos el discurso de Cristina.

 


Cristina Kirchner lanzó su campaña acompañado por ciudadanos que contaron su experiencia
nacionales