Drogas Peligrosas “copó” una farmacia de barrio La France en la que al parecer se vendía sin receta este peligroso medicamento adictivo. En Córdoba no hay antecedentes.

Está cerrado, señora”. Una mujer policía se cansó de repetir esa frase a lo largo de ayer a la cantidad de vecinas de barrio La France que se acercaron a comprar en la farmacia “San Agustín”, en avenida Monseñor Pablo Cabrera al 3500.

Adentro del local, agentes de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico, comandados por el comisario inspector José Biagorria y el subcomisario Raúl Ludueña, secuestraban paquetes, recetarios y medicamentos; entre éstos, 40 cajas de nubaína, un poderoso analgésico cada vez más buscado por los adictos dado que provoca adicciones similares a la cocaína.

Se trata de la primera vez que una farmacia en Córdoba es allanada por la Policía a raíz de la presunta venta ilegal de este medicamento. “Es la primera vez que escucho hablar de esta sustancia”, contó el comisario Baigorria, con larga experiencia en el tema.

Lo mismo explicó a este diario el fiscal Marcelo Fenoll, a cargo de investigaciones por “narcomenudeo”: “La nubaína es un medicamento, no integra la lista de estupefacientes, pero genera igual adicción y peores consecuencias para la salud” (Ver: “La droga, la punta del…”).

La nubaína es un poderoso analgésico, por lo general utilizado para post–operatorios, que se consigue en cualquier farmacia pero únicamente con receta archivada. Lo que se sospecha en que esta farmacia la ofrecía en “venta libre”, sin exigir receta alguna.

Denuncia

Fue el programa ADN, en agosto pasado, el que dio a conocer sobre los peligros de esta “nueva” sustancia y difundió una cámara oculta que mostraba cómo en la farmacia “San Agustín” se podían comprar ampollas de nubaína como si nada.

También reveló el testimonio de una mujer cuyo hermano, al parecer, compraba nubaína constantemente y ella se dirigió a la farmacia a pedirles que no le vendan más, pero no obtuvo resultados.

Ayer, la Policía allanó la farmacia y, además de la nubaína, incautó 300 cajas de psicotrópicos ante la sospecha de que también eran comercializados sin receta.
También allanaron la casa del propietario de la farmacia, Marcelo Rondoni (44), en calle Quisquisacate al 600, en barrio San Martín, y secuestraron recetarios, sellos, facturas, computadoras, psicotrópicos, documentos y 37 mil pesos y 60 mil dólares cuya procedencia se investiga.

Rondoni, por ahora, sigue libre.

La droga, la punta del ovillo

“La nubaína es claramente una droga peligrosa. Se vende bajo receta archivada, por lo tanto su venta libre constituye un delito”, explicó el fiscal Marcelo Fenoll, para luego aclarar que no se trató de un operativo “administrativo” sino por la posible comisión de delitos. En este sentido, sostuvo que el dueño de la farmacia es investigado y que, en caso de probarse algún tipo de acusación, podría ser imputado desde vender medicamentos sin autorización (más leve) hasta comercializar estupefacientes (más grave). No se descartaba la existencia de otros delitos como estafas a obras sociales, aunque la pesquisa está en sus comienzos. El fiscal destacó que el Colegio de Farmacéuticos se constituyó como querellante en el caso.

“Alita de mosca” en Alberdi

Dos hombres, de nacionalidad peruana y boliviana, fueron arrestados ayer en barrio Alberdi de la ciudad de Córdoba y en su poder se incautó un kilo de “alitas de mosca”, como se conoce a la cocaína de alta pureza.

Los detenidos iban en un vehículo Citroën C3 que fue controlado por policías a quienes les llamó la atención la actitud de los ocupantes.
Les cortaron el paso en Santa Rosa y Enfermera Clermont, en Alberdi, y procedieron a revisar el vehículo.

El “olfato” de los uniformados había sido adecuado: en el vehículo había esa cantidad de droga distribuida en varios envoltorios, lo que lleva a presumir que estaban vendiéndolos por el sector.

Los sospechosos llevaban también 2.500 pesos que, se presume, podrían ser producto de la venta del estupefaciente.

Ambos, de 29 y 22 años, quedaron arrestados a disposición de la Fiscalía que investiga el “narcomenudeo” en Córdoba.

Las “alitas de mosca” son dosis de cocaína con elevada pureza y, por tanto, su costo es mucho mayor. Su incautación no es algo usual entre los investigadores policiales.

Bouwer

Una mujer intentó entrar marihuana a la cárcel de Bouwer en los pantalones y las calzas de sus dos hijas de 6 y 4 años, que la acompañaban en la visita a uno de los internos. A los guardias les llamó la atención el nerviosismo de la mujer y, al revisarla, hallaron varios gramos de picadura de marihuana. También hallaron droga en las calzas y pantalones de las dos hijitas, de acuerdo con un parte enviado por el Servicio Penitenciario.

 

diaadia

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.