0

BRASILIA. En medio de sus esfuerzos por bloquear una denuncia por corrupción en su contra, que la Cámara de Diputados finalmente votará la primera semana de agosto, el presidente, Michel Temer , recibió ayer una sorpresiva mala noticia que podría afectar sus chances de supervivencia: la actividad económica se redujo en mayo, pese a que las mediciones anteriores apuntaban que Brasil se recuperaba de la recesión.

Según el Índice de Actividad Económica del Banco Central, apodado “la previa del Producto Bruto Interno (PBI)”, de abril a mayo la producción de manufacturas y servicios se contrajo el 0,51%. Se trató de la mayor caída desde agosto de 2016 y era un dato que los agentes del mercado no preveían; por el contrario, se esperaba que hubiera un crecimiento en torno del 0,3% ese mes.

Sin embargo, mayo fue el mes en el que estalló el escándalo de sobornos del frigorífico JBS, que amenazó -y todavía amenaza con sacar a Temer del poder, luego de la denuncia por corrupción que presentó contra el jefe del Estado el procurador general, Rodrigo Janot, y lo acusó de recibir unos 150.000 dólares del dueño de JBS.

La incertidumbre política aumentó y eso se reflejó en la economía: en enero, la actividad económica creció el 0,51%; en febrero se disparó el 1,35%; en marzo cayó el 0,46%; en abril volvió a subir el 0,15%, y en mayo se dio el nuevo traspié que refuerza la idea de que la recuperación tendrá altibajos en tanto no haya un panorama político sólido.

Aun así, después de que durante la gestión de Dilma Rousseff en 2015 la economía se desplomó el 3,8% y el año pasado el 3,6%, la proyección oficial es que el PBI se expanda alrededor del 0,5% al final de este año, el primero completo bajo la administración de Temer, que asumió el poder tras el impeachment a Rousseff. No obstante el optimismo, el propio ministro de Economía, Henrique Meirelles, advirtió que los vaivenes políticos podrían tener un impacto sobre el resultado final.

Anteayer, en la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados, el presidente logró un respiro cuando, gracias a los cuestionables cambios que hizo en su composición, consiguió que la mayoría votara en contra de la admisibilidad de la denuncia por corrupción pasiva de la fiscalía general.

No obstante este triunfo político, la demanda debe aún pasar al plenario de la Cámara de Diputados, que tendrá la última palabra. Si allí dos tercios de los representantes (342 de un total de 513) apoyan la acción penal, la denuncia se elevaría al Supremo Tribunal Federal para que determine el alejamiento de Temer de su cargo por hasta 180 días, mientras la Corte lo juzga.

Confiado en su actual fortaleza política, el gobierno quería que el plenario de Diputados votara ayer o el próximo lunes sobre la denuncia, antes de que el Congreso entre el martes en su receso legislativo de 15 días.

Pero asqueada con las maniobras oficialistas en la comisión, la oposición adelantó que no daría quórum para que el asunto sea tratado ahora. Así, la definición se daría recién la primera semana de agosto.

“Hubo un acuerdo entre el oficialismo y la oposición para establecer como fecha de votación el 2 de agosto”, anunció el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, que sería el encargado de asumir interinamente el mando del país si Temer fuera apartado del Palacio del Planalto.

El temor del gobierno es que hasta entonces se puedan sumar más noticias negativas que profundicen el desgaste del presidente, que tiene apenas un 7% de popularidad según las últimas encuestas.

Los riesgos podrían venir del frente económico, con nuevos datos negativos; del político, con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a la defensiva tras ser condenado esta semana por corrupción. O del ámbito judicial, con alguna revelación explosiva de los varios acuerdos de delación premiada en negociación con la Procuraduría (sobre todo del ex presidente de Diputados Eduardo Cunha), o a través de más denuncias de Janot, que ya reveló que pensaba demandar a Temer también por intento de obstrucción de la justicia y asociación ilícita.

En esta nota:Michel Temer

Más sobre Crisis en Brasil

Faurie hizo un gesto de apoyo al gobierno de Temer para apuntalar al Mercosur

Temer maniobra y consigue un respiro en Diputados

La comisión especial votó en contra de iniciar la demanda por corrupción

Una defensa política enfocada sólo para la militancia

Todos gravitan alrededor del líder del PT, a pesar de estar acorralado

Lula desafía la condena de Moro y lanza su candidatura para 2018

Pese a su condena por corrupción, Lula ratificó que será candidato a presidente en 2018


Temer no tiene paz: los datos de la economía vuelven a darle malas noticias
inter